IT WAS FASHIONABLE: 1980 – 1990

En la década de los ’80 se posiciona el modelo económico neoliberal caracterizado por el libre comercio y el favorecimiento del sector privado. Es aquí donde la sociedad asume una marcada tendencia individualista.

La moda es vista como reflejo de poder, codicia, ostentación y exceso, siendo una forma de conseguir prestigio. El lujo se vuelve protagonista representando exclusividad en los productos de marca y la necesidad de una exhibición ostentosa y costosa de objetos de diseño.

Es esta forma de vida que da origen, por ejemplo, a los “Yuppies” que fue un fenómeno surgido en Estados Unidos que describía al hombre con un estereotipo bien marcado: trabajaba en la bolsa, tenía pocos escrúpulos y buscaba la riqueza rápida. Además, frecuentaban ambientes chic, restaurantes exclusivos y se vestían con diseñadores italianos como Armani o Versace.

Esta nueva concepción individualista se veía reflejada en la moda. En el ámbito femenino surge el “power dressing” en el que la mujer desea demostrar su autoridad en el ámbito profesional. El estereotipo femenino es el de una mujer con carrera que se proyecta al mundo del trabajo. En este aspecto, el diseñador que más representó ese estilo fue Giorgio Armani realizando colecciones cómodas y elegantes (trajes sastre y faldas tubo)

También, con esta idea de lujo y ostentación, para la noche se crean prendas de estilo Hollywood, bordadas de lentejuelas, con vistosas joyas y maquillajes acentuados. Los ’80 le dan a la moda el papel de exclusividad. El neoliberalismo marcó el nuevo estilo de vida de una sociedad capitalista en la que lo importante es el consumo y la proyección personal.

Además, durante los ’80 se produce un acontecimiento importante como lo es el debut de MTV que revolucionó la forma de consumir la música y generó que marcas y estilistas se asocien con artistas. Es así como el ícono de la década no podía ser otro que un artista: Madonna fue la encargada de representar el ideal de la época.

También, y siguiendo con la concepción del individualismo, toma gran protagonismo el cuidado personal. A través de la visión del “cuerpo consciente”, en este periodo se destaca el cuerpo atlético que se luce con prendas adherentes y elastizadas que realzan las curvas femeninas.

La moda que se vestía en la calle, sin embargo, contenía muchas prendas características que al día de hoy se siguen utilizando, debido al proceso cíclico de la moda. Entre las más características, podemos destacar los jeans mom que son de tiro alto, ajustados en la cintura, sueltos en las piernas y ajustados en la parte inferior. Estos eran infaltables y también se utilizaban rotos. Los colores fuertes en la vestimenta eran protagonistas: se usaba mucho el azul, el rosa, el verde y el amarillo. Otra prenda clave de este periodo que podemos mencionar son los leggins (calzas) que se usaban de multiples colores y también estampadas. Junto a ellas, se llevaban las polainas. Por su parte, surge el denominado “pantalón de paracaídas” que se llevaban muy holgados.

 

En cuanto a abrigos, las camperas de jean oversize eran furor junto a las boomber y las deportivas. Las hombreras y minifaldas eran otras prendas muy características del periodo. Estas últimas solían combinarse con medias de colores llamativos.

Las plataformas, zapatillas converse o air jordan y botas hasta las rodillas o de estilo militar eran los calzados más utilizados. Pero sin dudas, uno muy característico eran las ballerinas, también conocidas como el calzado de las bailarinas de ballet. Estas, solían combinarse con polainas.

Algo que podemos reconocer muy fácilmente cuando hablamos de los ’80 es el peinado y el maquillaje. El make up era muy colorido y brillante. Se utilizaban sombras de colores estridentes, mucho rubor, pestañas bien marcadas y labios en tonos rosas. Por su parte, el pelo protagonista era el ondulado: fue el periodo de furor de las permanentes. Se llevaba bien rizado y además se usaban melenas bien largas y con mucho volumen.

De todas maneras, no podemos dejar de mencionar que en los ’80 convivían muchas subculturas que habían surgido en décadas anteriores: los hippies, los punks, los rockers y los heavy. Estas permanecían en la sociedad como formas de expresión que cuestionaban el orden social y la cultura predominante, teniendo su propia estética, gustos musicales e ideologías.

En los 80s podemos notar, de esta manera, que la estética era mucho más variada que en otros periodos: había para todos los gustos. Las distintas libertades que ganaron las personas a lo largo de los años hicieron que las formas de expresión sean más auténticas y diversas.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s